Te acuerdas

¿Te acuerdas, todavía, de ese sentimiento atrapado en tu pecho? ¿De ese dolor que ocultaste tanto tiempo que se esparció sobre tu vida como la mantequilla en el pan? Debe ser difícil verlo ahora, ocupado como estás, manejando una vida con tantos hilos y de la cual solo tú eres el telar.

¿Te acuerdas, entonces, de las mentiras que te contaste para no romperte en pedazos? ¿De las verdades que creaste solo creyendo que podían existir? Debe ser difícil recordarlo ahora, cuando la mentira superó a la verdad por tanto que ya no es mentira, cuando se volvió real.

¿Te acuerdas, dolorosamente, de las heridas de las que nunca pudiste curarte? ¿De la sangre que todavía brota de tu pecho como una fuente? Estas cubierto de máscaras, capas y capas de telas enmascaradas que te ocultan tanto que no puedes verte.

¿Te acuerdas, todavía, de la última vez que hablamos? ¿Del silencio que solo pudimos cortar con malas palabras? Ese silencio no puede durar para siempre. Mi voz todavía rebota por las cavernas de tu mente, y la memoria se mantiene todavía, por más que cierres los ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s