Inviernos Paralelos

Hace varios años, que se sienten casi como siglos, estuve atrapado en una navidad blanca en un pueblo pequeño de los Estados Unidos. Hacía mucho frío, más del que nunca había vivido, y nevaba fuerte. Atrapado en una gran casa, con un pijama parecido al que tengo ahora, estaba cómodo, calefaccionado, pero sin poder salir. No fue un momento triste. No fue siquiera algo tan digno de convertir en un texto. Pero ahora, atrapado en esta casa, cómodo, calefaccionado, en cuarentena, no puedo evitar ver los paralelos. Ambas cosas son tan distintas, tan disimiles. Otro país, otra escena, otro invierno. Pero la misma cárcel, no poder salir, atrapado en una inmovilidad que parece eterna. Antes, era la nieve, los grados bajo cero, el miedo al frío. Hoy, son las muertes, el contagio permanente, el miedo a que quienes quiero se contagien. En ambos casos, a pesar de estar acompañado, me sentí tan, tan solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s