Dual (tercera parte)

Debía admitirlo, tenía miedo. Su misión había durado tanto que empezaba a disfrutarla. Esperaba con ansias comparar sus fuerzas, observar sus movimientos, buscar una debilidad. Ver su cara impasible, donde de vez en cuando sentía que se escapaba una sonrisa. No debería fijarse en ella. Su enfoque debería ser ganar, destronar a lo invencible, demostrarle al mundo, a él mismo, que no existen imposibles que el esfuerzo no destroce. Tenía miedo, sí. Miedo de que ahora, en vez de perder ante un oponente superior, simplemente no quisiera ganar. Miedo a querer extender sus peleas para siempre, tan solo para observarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s