(Re)Vuelta

Era de noche, y zigzagueaba con mi scooter por veredas desconocidas. La luz frontal era un pequeño haz que saltaba con cada bache, revelando temporalmente los contornos de los edificios. Tenía los audífonos puestos, pero ya no sonaban. Solo quedaban dos kilómetros, y les rogaba a todos los santos que la batería no pasara de rojo a negro. Me encontré, de repente, en un pequeño callejón, apenas más amplio que mis codos. Tuve que ir mas lento, y las sombras jugaban ante el desnivel que hacía vibrar la luz. El callejón pronto se amplió, y la salida se veía cerca. De pronto, sentí que alguien me miraba. Miré a mis espaldas, pero estaba demasiado oscuro. Di vuelta la cabeza, y ella, pálida, alta, vestida de blanco, muerta, me miró de vuelta.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s