Un día más

La lluvia cayó de repente, sin aviso, poco después de que cruzara el umbral de la puerta. Las gotas pronto fueron empujadas por el viento, y el viento empujó a la tormenta. Oculto bajo el pequeño techo frente a la reja, siento como si el mundo se desvaneciera, como si quedáramos solos. Yo y la lluvia, yo y el techo. Yo, todavía seco, sin poder moverme bajo la lluvia.

Pronto, sin embargo, la lluvia se dispersa, el viento pierde velocidad, el mundo vuelve a ser el mundo. Cruzo la reja, cruzo la tormenta, cruzo al mundo. Un nuevo día comienza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s