Alguna vez fui

Recuerdo… ¿Cómo es posible que lo recuerde tan bien? Que caminaba por un bosque, descalza, las ramas caídas crujiendo bajo mis pies. Estaba lleno de sombras, pero para mi escondían sonrisas. ¿Por qué estoy aquí, entonces? ¿Por qué siento que algo falta?

Escucho crujir la vieja puerta. Alguien nuevo entra, pero no puedo ver su cara. Me acerco, intento tocarla, pero mis dedos son seda trasparente, mis dedos no sienten nada, mis ojos no son ojos.

— “¡¿Quién soy?!” — intento gritar, pero no tengo voz. Sin embargo, el visitante escucha mi grito, el visitante cubre sus oídos, pero no me escucha con ellos. Corre. Corre rápidamente. Y de nuevo estoy sola, de nuevo veo repetirse aquel recuerdo cuando mis pies podían sentir el bosque, cuando el viento se colaba entre mis poros, cuando todavía estaba viva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s