Viaje de vuelta

Preludio: Un amigo volvió de una larga estadía en Japón a su Argentina natal. Intenté relatar lo que me contó en un texto. ¡Espero les guste!

Es raro, volver. El tiempo se mueve distinto, como si en cada lugar tuviera su propia fuente, su propio ritmo. Parte de mí se quedó en Japón, esa parte lenta, calmada, silenciosa. Esa parte que todavía prueba la cocina tradicional, el pescado, el bar para oficinistas. Pero en Japón, parte de mi estaba en Argentina, reviviendo mis memorias, compartiendo momentos con mi familia, probando, todavía, el dulce de leche.

Son dos partes, si, pero solo en la mente. Sé bien que ambas son uno. La tranquilidad de Osaka choca con los ruidos y la actividad de Buenos Aires, el silencio y la tranquilidad de un dialogo suave choca de frente con los ruidos y los amigos, con la negatividad intrínseca de un país que se siente menos de lo que es. En Osaka, mis amigos todavía mantendrán mi recuerdo, y parte de mi se queda con ellos. Aquí, mi familia me recuerda lo importante que son los orígenes.

No me entristece, volver. Pero tampoco me deja demasiado alegre. Después de todo, cada lugar tiene su propio tiempo. Voy a extrañar las montañas, a la gente que conocí, y la tranquilidad de tener menos, pero estar a gusto, quizás con los demás, quizás también conmigo mismo. Vuelvo, también, con la certeza de que los problemas que existían aquí son más reales que nunca. Pero al llegar, también entra la convicción de poder volver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s