El punto borroso

Era solo un punto en el borde de mi visión, una mancha borrosa, pero la vi: una araña correteando en el techo. ¡¿De dónde salió?! No había agujeros ni telarañas en ninguna parte. Busqué desesperadamente, hasta que sentí un cosquilleo en mi boca. Mi sangre se congeló en mis venas. Acerqué mi mano temblorosamente a mis labios, lento, lento…y sentí las patas caminar por mi mano. No pude moverme, mi mente atrapada en blanco, hasta que lo sentí: el mismo hormigueo en mi garganta, luego en mi boca, y luego en toda mi ropa. ¡Arañas, de ahí salían las arañas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s