Sigue


Del cielo al aire, del viento a la lluvia, de la lluvia al rayo, que cae sin espera, que ilumina todo y luego desaparece, que vuelve a la noche día por tan solo un instante, así llegaste y así te fuiste. Me dejaste ciego al mundo, incapaz de ver mi propia oscuridad. Como un relámpago, tu voz rozó mis oídos, y tus palabras derrumbaron mi realidad. Solo fueron algunos días, solo fueron unos segundos, solo fueron algunas horas. Te fuiste. Y dejó de llover. Pero mis ojos siguen atrapados en tu tormenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s