Final Fantasy VI y un error como metáfora

Hace algún tiempo, cuando el Súper Nintendo (O Famicom en Japon) dominaba el mercado, se lanzó un juego que marcaría gran parte de mi juventud: Final Fantasy VI. Como muchos saben, Final Fantasy es una serie de RPGs (Role-Playing Games) bastante famosa, solo comparable a Dragon Quest en adopción, pero no es mi interés centrarme en eso, sino más bien en algo muy puntual, muy pequeño, pero muy interesante.
Como muchos juegos de la época, FFVI (Lo escribiré en siglas para ahorrar espacio) tenía una serie de bugso problemas en su código. A diferencia de los juegos de hoy, que pueden ser actualizados en tiempo real e incluso mejorados en el tiempo, arreglar estos errores era muy costoso, pues requería sacar una nueva versión del catridge o cartucho donde estaba el juego, lo cual era caro y poco tradicional, sin mencionar que habría que comprar el juego de nuevo para jugarlo sin estos problemas. FFVI tenía varios de estos bugs, pero dos de ellos destacan especialmente: el bug de evasión y el combo vanish/doom.
El primero es bastante simple: en el juego la evasión de ataques físicos no funcionaba en absoluto. No importa lo mucho que se subiera la stat, o los ítems que se equiparan, jamás se iba a evadir nada.  
El segundo bug era bastante más importante, y algo más complejo de explicar, pero lo intentaré: a diferencia de la evasión física, la evasión de magias funcionaba en su mayoría sin problemas, excepto por un error vital: Vanish. Vanish era un hechizo que hacía que el oponente o uno de los aliados se desvaneciera, haciéndolo imposible de golpear con ataques físicos. Se veía, al principio, más como un buff: ayudaba a los aliados a no morir contra los enemigos. El problema es que había un bug importante con vanish: causaba que toda la evasión y defensa mágica se eliminara por completo. En general, los enemigos no eran demasiado resistentes a la magia, así que a pesar de que podría parecer que la mejor manera de usar este bug sería haciendo daño, no fue el caso. No, gente emprendedora y con gran mentalidad de experimentación descubrió que doom, un hechizo con una muy baja posibilidad de matar a un oponente de un solo golpe, funcionaba el 100% de las veces si se combinaba con vanish, incluso en jefes o el final boss.

Luego de esta pequeña lección sobre los bugs de FFVI (y hay muchos otros menos importantes), me gustaría centrarme en este último y pensar en él reflexivamente: La gente con depresión, o con problemas psicológicos de ese estilo, siente que es invisible. Esa invisibilidad las hace mucho más vulnerables a Doom, que puede significar al traducirla “predestinación”, “perdición”, “muerte” o “condena”. ¿Podría ser que, inadvertidamente, este bug haya creado una metáfora aplicable a la vida real? ¿O estoy yendo demasiado lejos? Gracias por leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s