Sin sombra

Érase una vez un hombre que no tenía sombra. La había perdido una vez, cuando niño, mientras corría. Todo lo que le quedaba era una imagen vaga, el borrón de un dibujo, gris y deforme, de algo que había estado allí alguna vez.
El hombre sin sombra había tenido una vida normal. Trabajaba de noche, como conserje de edificios. La falta de luz hacía su sombra irrelevante. De día, dormía sin sueños, esperando que el sol se ocultara. Su vida era repetitiva pero no le disgustaba. De hecho, no le disgustaba nada en absoluto.
Un día, el hombre sin sombra despertó mucho más temprano de lo normal, durante horas que no había vivido por muchos años. Algo brillante y colorido en su ventana lo había cegado, obligándolo a levantarse. Con una mezcla de curiosidad y frustración, descorrió sus cortinas. En el cielo, brillaba un enorme arcoíris. El hombre sin sombra se sentía extraño, como si hubiese algo en su espalda que no debiera estar ahí. Giró su cabeza para ver, y descubrió que su sombra, antes invisible, se proyectaba alargada en la alfombra.
No alcanzó a reaccionar siquiera. El arcoíris desapareció rápidamente, y su sombra se desvaneció con él. Sin tener demasiada evidencia, el hombre sin sombra de todas maneras decidió que el arcoíris era la llave para reencontrarse con su sombra, y decidió buscarlo, sin saber bien por qué. La siguiente mañana, se levantaría aún más temprano para encontrarlo.
Su trabajo se le hizo eterno. No podía esperar a iniciar su búsqueda, así que todo le pareció lento y frustrante. Se dio cuenta que lo que hacía era terriblemente aburrido, que sentarse en una silla durante las altas horas de la noche era no hacer nada. A pesar de ello, logró terminar su turno, y dormir al fin, luego de largas vueltas entre las sábanas.

Su emoción por la búsqueda de su sombra era tan, tan alta, que olvidó poner su alarma. Tan alta era, que tampoco notó que, a la luz de su lámpara halógena, su sombra era la más grande, la más oscura, la más fiel.

2 comentarios sobre “Sin sombra

  1. no se si estoy en lo correcto cuando pienso que la sombra representa el amor sin el cual podemos vivir un trecho de nuestra vida pero un buen día aparece y nos ciega con su brillo.Claro que como la felicidad eterna no existe a veces dura poco …lo perdemos y comienza nuestra desesperada búsqueda…tan desesperada que no solo nos impide ver lo que buscamos sino que el objeto que buscamos(el amor perdido)se hace más grande, mas brillante transformándose en el sentimiento al que le rendimos mayor fidelidad….¿podría ser o leí mal?….Evidentemente lo escrito hace pensar y es un desafió a nuestra inteligencia….realmente EXELENTE

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s