El escritorio de un profesor

Las cosas avanzan en la vida. Cuando era más joven, en mis tiempos universitarios iniciales, me dije que estudiaba Literatura para escribir mejor, primero, y para trabajar en el área, segundo. Descarté rápidamente la idea de hacer clases, porque me parecía que no era mi área, gracias a razones tanto válidas como no válidas: mi voz es rara, soy muy poco organizado, no tengo una verdadera vocación para la enseñanza. Puedo decir, con sinceridad, que no esperaba estar haciendo clases como lo hago hoy en día.

Si, para los que no lo saben: soy profesor en el CFT Manpower. Comencé a principios de este año, y durante este semestre mi carga de asignaturas podría por fin interpretarse como un trabajo “full-time”. Así, por las vueltas locas que da la vida, me encontré trabajando en lo que nunca pensé que haría. Y, honestamente, y a pesar de tener algunas quejas, no me arrepiento.

Ver las cosas desde el escritorio de profesor es completamente distinto. No es tan solo un nuevo ángulo, una mirada distinta y asimétrica a los alumnos sentados en frente. También incluye una entrada a un mundo distinto, a otra manera de pensar. También agrega muchas historias que contar, que probablemente entraran en mis más recientes historias. Espero verlos por aquí cuando las escriba. Gracias por leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s