Profecía

Un hombre sentado en una silla, iluminado por dos pantallas brillantes. El sonido de las teclas, desesperado, repetitivo, sin sinfonía. Entre dos pantallas, el hombre escribe sobre una torre, sobre una estrella, sobre operaciones matemáticas grabadas en las paredes. A sus espaldas, una gata duerme sobre la cama, la oscuridad de la pieza abrigando su respiro. En el cuento, el investigador describe una profecía, un relámpago en el cielo que indica el principio del fin. Las teclas ahora suenan más fuerte, más rápido, el investigador está a punto de descubrir la causa, el escritor apura el paso, sin darse cuenta que olvidó cerrar sus cortinas, que la estrella que describe en su cuento ahora pasa por su ventana. Las pantallas se apagan. El mundo se apaga. Ninguno de los dos alcanzó a descifrar la profecía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s