Viajes Temporales

La ciencia ficción como género literario es relativamente reciente. A pesar de poseer precursores en obras como “Las 1001 noches”, no es posible encontrar ciencia ficción como la conocemos hoy en día hasta después de la “Era de la Razón”, durante el siglo XVII. Durante aquella era, la ciencia moderna alcanzó un importante desarrollo, haciendo parecer que las posibilidades eran infinitas, lo cual hizo chispa en la mente ciertos autores, prendiendo la flama de la escritura.

Este género cubre una serie de temáticas que, en su tiempo de escritura, parecían imposibles. Colonización del espacio, vida alienígena, ciborgs, o incluso viajes en el tiempo se convierten en lo común, en algo posible. Pero, ¿Sabían que los lectores han viajado en el tiempo desde mucho antes?

Los cuentos y las novelas pueden iniciar de más de una manera. Tradicionalmente, se contaba todo desde el principio. En las leyendas y mitos abundan los había una vez, y la historia se cuenta linealmente, desde el principio hasta el final. Los escritos modernos, por otro lado, tienden a comenzar en la mitad, en el periodo más intenso; o en el final, cuando todo ya ha pasado y el protagonista y sus compañeros rememoran o reviven lo que pasó antes. A medida que la historia avanza, el pasado se revela de a poco, en dosis, haciendo todo más emocionante.

Este tipo de movimiento temporal también puede tomarse como un viaje en el tiempo: el lector viaja, se mueve entre tiempos, habitando el pasado, el presente y el futuro. La historia les hace viajar. De la misma forma que un viaje en el tiempo, un movimiento temporal en una historia puede causar paradojas si el escritor no cuida su escritura. Hacer un flashback que cambia la personalidad del protagonista inexplicablemente, por ejemplo, destruye la realidad del cuento.  

En conclusión, el viaje temporal puede ser tanto del lector como de los protagonistas de la historia. Al leer, viajamos en el tiempo del relato. Ahora bien, cuando los protagonistas viajan en el tiempo, y el relato también lo hace, ambos aspectos se mezclan. El viaje del lector siempre es más enredado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s