Adios

El tiempo pasa. Las cosas cambian. Es inevitable. Pero es fácil ignorar ese movimiento, escudarse en lo cotidiano que parece inmutable, una lista de sucesos y encuentros controlados, donde sabemos todo lo que va a pasar, o creemos saberlo. Yo mismo caí en esa trampa, pero el mundo se encargó de mostrarme, sin censura ni advertencia, lo fútil de aquellos pensamientos.

Ya no está. Se ha ido para siempre, desplazado sin aviso. Desaparece, de nuestras citas en solitario o en grupo, la seguridad de siempre tener una segunda opción cercana.

Mis condolencias, Burger King (cerca de mi casa), te extrañaremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s