Sobre el karma

[¡Gracias a Felipe (Pipin) Castillo  por sugerir este tema en Facebook!]

Karma: Si hacemos algo malo, el mundo nos devolverá la mano, y cosas malas van a pasar. Si hacemos algo bueno, se viene una recompensa automática en un futuro. Creer en el, muchas veces implícitamente, es algo bastante común, pero no deja de tener una arista preocupante.

El concepto del karma no es eminentemente negativo. Es difícil enfrentar un mundo desbalanceado sin que haya un verdadero balance, una forma de que nuestras acciones positivas tengan siempre una recompensa, y que las negativas de los demás tengan castigo. A veces nuestras mejores acciones repercuten negativamente, y a veces nuestros peores actos tienen consecuencias positivas. El karma, entonces, soluciona este problema: en el futuro volverá el balance. Esto, sin embargo, puede crear una actitud verdaderamente tóxica: Podemos hacer lo que consideramos bueno una cantidad grande de veces, y esperar que el mundo nos lo devuelva sin que hagamos ningún esfuerzo.

Las creencias de la “friendzone”, tan común en sitios de memes como 9gag, forja parte de su concepto central con una premisa parecida. Si yo soy una buena persona, que trata bien a las mujeres pero que no hace nada más que eso, el mundo debería recompensarme karmicamente con una relación amorosa con ella. Este concepto no es solo falso, sino tremendamente peligroso. Pensar que el mundo va a recompensarnos, sin nuestra interacción, por lo buenos que hemos sido en el pasado es estúpido e incentiva a una inmovilidad y a una falta de esfuerzo tremendos. Estos son los riesgos de creer demasiado en el karma. Otro ejemplo de lo negativo que puede ser el karma tiene que ver con ciertos prejuicios que se podrían generar. Por ejemplo, si hay personas cuya vida no va bien en algún momento, podemos decir que es culpa de su mal karma, de cosas que hicieron en el pasado. Esto es un prejuicio tremendo, y puede llevar a una discriminación infundada.

El mundo es injusto, y muchas veces azaroso. No hay mucho que se pueda hacer sobre eso más que hacer nuestro mejor esfuerzo, y no esperar recompensa. La recompensa debería ser que sentimos que estamos dando lo mejor de nosotros mismos (esto es lo que propone el concepto católico de hacer el bien: ser bueno es su propia recompensa, no se debe buscar nada a cambio). El mundo no nos debe nada. Tampoco le debemos nada al mundo. Quizás es esa nuestra mayor ventaja.

Un comentario sobre “Sobre el karma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s