La red inescapable de la trama

Leer un cuento o novela, o incluso ver una serie de televisión, película o incluso telenovela es una labor relajante pero intensa. Ver todas esas aventuras y desventuras, esas relaciones, esa trama que nos cuenta una historia que conecta con nosotros mismos, que nos muestra algo que podría ser real a pesar de lo improbable o mágico que suceda, es una experiencia única, y forma parte de una habilidad única de los seres humanos de forjar realidades a través de la imaginación, expresándola tanto en textos escritos como en medios audiovisuales, entre muchas otras formas.

Ver este tipo de historias nos hace centrarnos en la trama, lo que sucede, y nos permite olvidarnos,  al menos por un segundo, de nosotros mismos. Estar concentrados en esto, sin embargo, nos hace olvidar el trabajo que se requiere para que una trama tenga coherencia, y no choque con nuestras expectativas. Como dijo Chekhov, “One must never place a loaded rifle on the stage if it isn’t going to go off. It’s wrong to make promises you don’t mean to keep.”, cita traducible como “Uno nunca debe poner un rifle cargado en un escenario si nunca se va a disparar”. Con esto, Chekhov se refiere a que cada elemento en un relato, obra o película debe ser utilizado. Nada tiene que sobrar. Cuando algo sobra se nota casi inmediatamente, incluso para las personas que no están enfocadas en analizar lo que ven o leen. Cuando un personaje desaparece sin explicación, o cuando parte de lo que sucede no se explica con las leyes establecidas por la obra o no se deja en claro, el efecto es notorio. La obra, de repente, nos saca de esa supresión temporal de la realidad y de repente solo nos queda volver a la realidad, ahora mezquina, y preguntarnos qué pasó.

Finalmente, la trama es la red que voluntariamente nos cierra a la realidad, al mundo a nuestro alrededor que por un segundo no queremos ver. Una mala red, sin embargo, tiene agujeros demasiado amplios, y la luz del mundo real se filtra. Como escritores, debemos tender de esa red como si fuese nuestro bien mas preciado.

3 comentarios sobre “La red inescapable de la trama

  1. En mi opinión, si algo sobra es para que el lector/espectador decida qué hacer con él… ¿por qué asumir que sólo notarían el cambio y no sabrían cómo enfrentarlo? XDYo también cito, como dijo la maravillosa Miranda Lambert \”Ain't a rule that ain't worth breaking\” 🙂

    Me gusta

  2. El problema no es solo saber como enfrentarlo. El espectador puede hacer lo que quiera con lo que ve, el problema es que fuerza al que mira a pensar en lo que ve o lee como una obra, y no como una realidad temporal. Es salir, de golpe, de algo que te tiene atrapado, lejos del mundo común.Aún así, el punto es válido. Es posible hacer una obra que solo tenga puntos sin resolver y que de todas formas sea interesante y válida. El problema se genera, me parece, cuando ese agujero en la trama no es intencional.Finalmente, muchas gracias por el comentario. El debate siempre es valioso y cuestionar lleva a mejores y más trabajados pensamientos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s