Starship Jones

Me dicen Jones y soy un vendedor. El mejor de este lado de Ursa Minoris: Tan bueno, que mis naves hasta podrían llevarte hasta el otro lado. O al menos eso dicen los holo-comerciales que tengo que grabar tan seguido que me duele la cabeza. Pero hoy no soy Jones. Hoy soy un desconocido sentado en un café, esperando.
La forma en que la carta estaba escrita me traía recuerdos desagradables. Sabía que quería decir, a pesar de lo críptico de ese mensaje. Estaba preparado para lo peor. Para alguien con un pasado como el mío, una invitación a un café en un lugar neutro era prácticamente un duelo a muerte, sea de palabras o con pistolas. Esperé que pudiera ser del primer tipo.
Se hacía tarde. Quizás ya estaba aquí. Examiné a cada uno de los ocupantes del café. Una pareja combinaba sus exóticos colores de piel con exóticos colores de ropa. Un hombre corpulento y de aspecto rudo sonreía tímidamente a una de las meseras. Un sin forma se escondía tras el humo de un cigarro. No era ninguno de ellos, estaba seguro.
Las puertas se abrieron casi de inmediato, y entró. Nunca esperé verlo aquí. Era yo mismo, como verme en un espejo. Parecía que no venía a conversar, porque corrió de inmediato a mi mesa y tomando mi chaqueta me alzó como a un niño en el aire, diciendo con una voz idéntica a la mía, pero teñida de un odio que parecía salir de lo más hondo de su ser:
“Eres el último, hermano”

Perdí la conciencia cuando me tiró con toda su fuerza al suelo, haciendo sonar cada vertebra de mi espalda. Había corrido por tanto tiempo, pero fallé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s