–sil–

Un pasillo oscuro. La única luz se escurría entre los bordes de una puerta. Camino, pero la caminata es lenta, como si tuviera anclados los tobillos, como si intentara correr bajo el mar. Alrededor mío solo oscuridad. Mis ojos se sienten húmedos, mi mirada borrosa. No puedo escapar. El suelo cruje y siento que algo me asecha, que cualquier movimiento podría revelarme. Tanteo los bordes pero los bordes son oscuridad, no siento nada, o quizás siento la nada. Intento correr a la puerta que cada vez se hace más difusa, pero no puedo moverme. El espacio se siente cada vez más estrecho, y siento que ya no hay aire, que ya casi no queda, que soy lo único que existe. Golpeo el suelo con desesperación pero ya no hay suelo, ya me alcanza, mis manos sienten que no sienten. Ya no queda siquiera mi recuerdo. Me desvanezco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s