Sobre las amistades e internet

Es un hecho bien conocido que la mayoría de la gente con que converso más seguido las conocí en internet, pero creo que es un tema que vale la pena explorar con más profundidad.

Es fácil dejarse llevar por el hecho de que el contacto social tiene múltiples niveles: el lenguaje, primero, usado como ente comunicativo que transmite un cierto mensaje a uno o varios interlocutores, que incluye otra dimensión, la del tono, que cambia dependiendo de los sentimientos y el mensaje de cada uno de los hablantes; el lenguaje de señas, segundo, con los movimientos corporales indicando una cierta intención y una cierta forma de sentirse ante el otro; y las apariencias, tercero, que indican elementos como la condición racial, el nivel socioeconomico que se sustrae de las ropas, etc. Sin estas tres partes la comunicación no está completa.

Cuando se habla por internet, faltan dos partes y media del entorno comunicativo. Sin voz, no hay una detección de sentimiento ni intenciones. No hay apariencias, porque en internet son mutables y con poco significado, y es imposible ver movimiento corporal sin ver a la persona frente a frente en un video o algo parecido. De esta forma, se convierte a primera vista en un entorno limitado, en algo incompleto. En mi opinión, sin embargo, es más bien algo nuevo. Es cierto que no podemos ver al otro, pero hay algo en letra que usa, si usa emoticons o no, y cuales entre ellos elige. Es cierto que estos elementos son a elección del que los utiliza, a diferencia de las apariencias, o de ciertos gestos instintivos, pero no se puede negar que muestran algo más que solo el mensaje mismo. Partes de lo que hacen a la otra persona se filtran por esos modificadores, y le agregan una dimensión distinta a lo que comunican.

Ahora bien, ambas formas de comunicarse no significan lo mismo. Ambas logran una cosa distinta… pero cual es me evade. Hay algo valioso en internet y las amistades en ella, pero racionalmente me es imposible explicarlo.

Un comentario sobre “Sobre las amistades e internet

  1. Es cierto que los emoticones y una ciertas convenciones novedosas, más el dato fundamental de la simultaneidad en la respuesta, hacen de la comunicación en internet un fenómeno nuevo. Pero una, que por viejita conoció lo que era escribir y recibir cartas, sabe que mucho de lo que percibes en este fenómeno es propio de la comunicación escrita (la no masiva, dejo el fenómeno literario al margen). Parte de la gracia está en cómo cada uno de nosotros se muestra y se esconde tras los textos y en el hecho paralelo de que, al tratarse de textos escritos, podemos volver una y otra vez sobre ellos, y mirarnos reflejados como en un espejo… un espejo que nosotros mismos hemos construido con la imagen exacta que queremos ver… no sé si esto te haga algún sentido. Un abrazo, Héctor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s